Hace unos días se celebró en Chicago el congreso anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2017. Allí se plasmaron los últimos avances e investigaciones sobre el cáncer y se plantearon importantes conclusiones.

Por su interés, queremos compartir con vosotros algunas de ellas, en especial las que hacen referencia a cómo mejorar la salud de un paciente con cáncer. Los nuevos resultados de un estudio longitudinal en pacientes con cáncer colorrectal en etapa temprana confirman que seguir un estilo de vida saludable reduce el riesgo de muerte por cáncer. Un análisis complementario agrega un nuevo hallazgo: Consumir nueces también ayuda a reducir el riesgo. Actualmente se desconoce el mecanismo biológico, pero se sabe que probablemente está asociado con el efecto de las nueces sobre la resistencia a la insulina.

“De acuerdo a nuestros hallazgos, los pacientes que tenían un peso corporal saludable, realizaban actividad física regularmente, tenían una dieta con alto contenido de verduras, frutas, granos enteros, bajo contenido de carnes rojas y procesadas, y consumían cantidades pequeñas a moderadas de alcohol, tenían un mayor periodo libre de enfermedad y sobrevida global que los pacientes que no lo hacían”, dijo la autora del estudio, la Dra. Erin Van Blarigan, doctora en ciencias, profesora de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California, en San Francisco, Estados Unidos.

Llevar un estilo de vida saludable redujo el riesgo de muerte en un 42%, y además el agregar al análisis un consumo moderado de alcohol redujo más el riesgo de muerte en un 15%.